Cierre

Bueno…. esto comenzó un viernes 23 de junio y va a acabar un viernes 13 de julio. Estoy en San Vicente de la Barquera y llevo varios días aquí. 


Una población bien bonita…

La zona amurallada con el castillo y la iglesia tenía mucho que visitar…

Había una exposición fotográfica sobre los Beatos de Liébana…

También una playa bien chula…

El hotel también una pasada… hotel Luzón…

Me ha dado tiempo a hacer operaciones relámpago a poblaciones vecinas… como a Comillas…

Aunque no me gustó … lo han convertido en un parque tematico… 

Lo que recordaba y en realidad era lo que había venido a ver otra vez era el Ángel de Llimona. .. y eso todavía no lo cobran…

Los dos ángeles (son del mismo autor)…

En fin…. no soy buen turista… aunque ejerzo sin problemas.

Me ha gustado este viaje al norte. No he llegado a donde quería (Fisterra) pero he estado donde he querido y he hecho la parte más dura y bonita del camino, la parte de Euskadi.

En fin… no sé si volveré a intentarlo. Ya no hay peregrinos… hay consumidores… o quedan pocos… no se puede ser injusto, pero les tratan como consumidores. Ya veremos a dónde lleva todo el proceso.

Día 15: Laredo

Se me ha ido el suelo bajo mis pies. No sé qué hacer… y puedo hacerlo todo… uff. Mucha presión .

Lo mejor es ir apartando los leones uno a uno..

Fiestas en Castro. … como no…

Mañana voy a Laredo… en autobús claro.

Muy chulo… me apunto a un viaje en barco…

No.. no voy en ese velero… voy en un barco de línea. .. pero el guía se lo curra…

Nos cruzamos con gente peculiar…

Llegamos a Santoña… patria de Juan de la Cosa y de Carrero Blanco… ahí lo dejo…

El viaje es muy bueno… no sabía que Santoña tuviera tanta historia napoleónica. ..

Al final llueve… y me veo atrapado en un garito con música de Dire Straits y cerveza  con comida…

Esto no es vida…

Día 13 y 14: Descanso en Castro

Ya sabía que iba a ser difícil acabar y llegar a Fisterra, pero siempre he creído que me iban a fallar las piernas, no la motivación. 

No me gusta lo que veo. No me gusta lo que siento. El camino debería ser algo… como mínimo transcendental. … religioso diría una mayoría. Pero para los que no profesamos religión alguna también tiene una carga simbólica.

El camino por Euskadi ha sido algo cósmico. Se nota que es la parte más dura. No hay aglomeración, respiras naturaleza, soledad, introspección … todo lo que quería encontrar en el camino lo encontré allí.

Pero… ¿y una vez pasado Euskadi? ¿Qué me he encontrado? 

Un negocio, aglomeraciones, desinterés de las administraciones. ¿Esperanza? Poca, pero si la hay pasa necesariamente por las asociaciones de amigos del camino de Santiago. Allí dónde he dormido en un albergue de su ámbito me he encontrado decisión , ayuda, consejo, cuidado, aliento…ojito. Si ellos desaparecen desaparecerá el camino tal y como lo conocemos. Y desgraciadamente creo que la mercantilización triunfará. El capitalismo es poderoso y de todo se apodera. Una pena.

No está en mi ánimo pegarme o correr por ganar una plaza en un albergue. Y viendo la cantidad de gente con mochila que llega a Castro la competencia será feroz. Si tengo que pagar hosteleria por dormir elijo yo el sitio. Así que doy por finalizada la experiencia. A partir de ahora vacaciones… pero no sé a dónde ir. Lo pensaré estos días. De primeras iré a Laredo. No lo conocía y tenía ganas de hacerlo. Allí decidiré.

Está a tiro de piedra de Santoña y hay mercado, recorrido marítimo. .. tengo ganas de ir y ya he reservado un hostal.

Por cierto, he encontrado una tienda donde me encargan baterías para mi móvil, me hacen falta. Mañana tendré dos más. Hoy me he bajado en WiFi una actualización del sistema operativo y la batería  (recién cargada y llena) se ha descargado. Creo que la obsolescencia programada está haciendo de las suyas. Greenpeace acaba de sacar un informe sobre el tema y Samsung no sale muy bien parado. A ver cómo son. Me aseguran que son originales.

Ya que tengo que esperar…

Impresionante…

Día 12: Castro Urdiales

Esta ha sido una de esas noches que recordaré toda mi vida…. y que ha propiciado una mañana que también será inolvidable. ¿Cómo demonios huelen la sangre de los díabéticos los puñeteros mosquitos?

En Pobeña no se pueden hacer grandes cosas, así que toca relacionarse con los peregrinos. De todas las nacionalidades,  de todas las edades, pero en general bien majos.

Estuvimos comentando lo de las plazas de los albergues. No tiene mucho sentido que el albergue de Pobeña tenga capacidad para 40 plazas y que el siguente. ..el de Castro tenga 16. Eso provoca lucha por los recursos… carreras… no tiene lógica. Me he levantado el penúltimo  (ha habido gente que se ha levantado a las 5 a.m.) y he salido tranquilamente a las 7 a.m…

Una noche infernal con los mosquitos… no he pegado ojo. .. y lo primero que me encuentro esta escalera (vista desde arriba)…

No ha mejorado mi estado de ánimo…

Por aquí todo iba bien… pero luego no me he despegado de la nacional (elegí el camino rápido que va por la costa)… un infierno…. me ha dado un bajonazo.

Pero bueno…. acabé llegando a Castro Urdiales…

Muy bonito. El problema es que las rodillas me están pasando factura. Tenía claro que no iba a entrar en el juego de las carreras por conseguir plaza en el albergue, así que me he cogido un hotel barato y me quedaré un par de días, a ver si me recupero. 

Tiene su encanto… y un faro encima de un Castro…

Mañana intentaré ver más. 

Día 11: Pobeña

Hoy tengo que elegir de nuevo entre camino oficial y alternativa costera. 

Martín, el encargado del albergue privado donde he dormido (muy bien por cierto) me ha recomendado este último y es el que he cogido. Agradable, viendo el mar cantábrico y el puerto todo el rato, llano… ha merecido la pena.

Las rodillas parece que se estabilizan, he llegado pronto a Pobeña. Me habían dicho que se llenaba pronto así que he puesto la mochila y he esperado a que abrieran… tres horas!!! Había dos personas más: un tipo bien simpático de León con el que me he puesto a hablar y un americano tatuado hasta las cejas, melena negra volando al viento, mirando de arriba a abajo a los que no sabian ingles… un figura vaya…que no ha entendido nada del espíritu del camino. Pues no va el yanky y en los últimos 50 metros antes de llegar al albergue me pasa corriendo, con el mochilón!!!  Yo creía que tenía una emergencia… pero no… hay actitudes que no entiendo, simplemente quería llegar antes que yo. Luego me entero que el ínclito solo quería el sello ya que iba a dormir en la playa. .. lo dicho un crack. 

Total, dos horas despues se ha llenado. Reconozco que no me gustan estas situaciones, hay colas, nervios…supongo que es una de las cosas que he venido a aprender. .. paciencia.
He estado paseando por la playa, está hasta arriba… no es mi entorno.

Mañana Castro Urdiales, 14.6km. Parece que también es tranquila y semiurbana  (por la costa y por la nacional). También se puede elegir una alternativa más agreste, pero más larga y con más desnivel… creo que ya he subido necesariamente todo lo que tenía que subir… y lo que me queda… así que iré por la llana. Cosas del directo.

Día 10: Portugalete

Hoy he empezado el día con fuerza, pero las rodillas me están empezando a pasar factura. El día de ayer que supuestamente era de descanso paseando por Bilbao, se saldó con 20km. Así que descansar, descansar…

La salida es bonita pero el recorrido es por zona industrial de polígonos. Bueno, era siguiendo la ría y por tanto completamente plana. 23km de etapa plana y con un sol subidito. 

Por fin he llegado a Getxo, y ahí está el puente de Bizcaia, que une este municipio con Portugalete. Es muy curioso…

Se trata de una barcaza colgante que transporta pasajeros y vehículos al otro lado por 40 céntimos.

Iba a ir al albergue municipal, pero dos hechos me han tirado la idea: uno, he llegado a las 13h y abría ha las 15h… y había cola…. y dos, la cola estaba formada por dos grupos de universitarios, uno de Madrid (chicos) y otro de Bilbao (chicas) con la música a todo cimborrio que presagiaba grandes dosis de humanidad, humor y hormonas que, después de 23km mi cuerpo no era capaz de asimilar. La opción B era un albergue privado, un poco más caro pero abierto y tranquilo. Elegí esta última. 

Mañana haré una etapa pequeña, hasta Pobeña, más o menos 13km.

Por cierto, otro momento “Camino”. Mi móvil tiene problemas para cargar directamente, así que cargo la batería con un cargador externo. Me traje cuatro baterías ya que tres de ellas están bastante quemadillas (y siendo un Samsung ….) pues bien… no sé cómo lo he hecho pero he perdido dos. Ya iba justo con cuatro así que… en fin … que todos los problemas sean esos.

Día 9: Bilbo (2)

Me he enamorado. Donosti es bonita… pero eso te lo esperas, todo el mundo te lo dice, se sabe,  siempre ha sido así.  Pero Bilbao es descubrir la belleza allí donde siempre te han dicho que no buscases.

Hoy domingo había día de puestos en la plaza mayor (la plaza nueva).

Es un ciudad viva, cívica, tranquila… elegante.

 He decidido que no todo van a ser pintxos y cervezas, así que hoy toca por la tarde un poco de cultura.

He pensado que mejor no entraba en el Guggenheim… solo tenía 1h y la entrada a 16€…

En su lugar he entrado en el museo de bellas artes de Bilbao…. impresionante.

Un entorno impresionante, con el parque de doña Casilda Iturrizar al lado.

El museo en sí es realmente bueno. Tiene obras de Goya, el Greco (Temporal), Madrazo, Romero de Torres…

Sorolla… 

Esta obra es de Quintín de la Torre… reconozco que no le conocía… pero me ha gustado…

La arquitectura del centro es contundente. Esta es la Diputación foral de Bizcaia…

En fin, mañana reinicio el camino. Voy a Portugalete. Pero iré bordeando la ría de Bilbao, por lo que me separaré del camino tradicional. Pero merece la pena. 

Día 8: Bilbo (1)

Como no podía ser de otra manera… sigue lloviendo a mares. El agua nos ha acompañado durante toda la jornada. Hemos pasado por Lezama y los campos de entrenamiento del Bilbao. Hoy era todo plano hasta llegar a Zamudio. Allí había que subir y bajar el monte abril (otro rompepiernas) calado hasta los huesos y con 12 grados… una gozada…

He tenido que parar en esta ermita para reajustarme el equipo… me entraba demasiada agua…

Por fin y tras remontar un camino convertido en arroyo, he llegado a lo alto del monte. .. había la posibilidad de ver las trincheras de la guerra civil… no me da la vida para excentricidades… y he empezado a bajar.

Bajada a plomo y directa al barrio viejo de Bilbao. .. (aquí no se andan con chiquitos!😁)

Para la hora de comer … empapado… y cansado. .. he decidido que me iba a un hotel cerca del barrio viejo y me quedaba un par de días para ver un poco más la ciudad… y así lo he hecho… un hotel pequeño pero en el mismo centro del barrio viejo… y barato.

La verdad es que Bilbao es muy bonito. ..

Me quedaré mañana y el lunes me reincorporaré al camino. Lo único malo es que perderé definitivamente al grupo con el que empecé. .. había empezado a hacer amistad…. pero es lo que hay. El camino es solitario.

Hoy había regata en el Nervión. ..

No habían empezado.. estaban calentando…

Me gusta Bilbao… mañana más…

Día 7: Larrabetzu

La etapa de hoy normalmente acaba en Bilbo. Pero circunstancias excepcionales me han hecho cambiar de parecer. 

Por partes… estoy desconectado y a lo mejor no me he enterado… dios (el que sea) ¿se ha vuelto a enfadar con nosotros y nos ha enviado un diluvio? Porque lo que me ha caído hoy no es normal.

Ya aviso que esta entrada no tendrá muchas fotos del trayecto (agua… móvil… ya sabéis). 

Otra subida enfarragosa nada más salir de Guernika… lo que no me esperaba eran obras de reforestación (¿?) En mitad del bosque con maquinaria pesada. Ahora juntamos todo… lluvia… camino embarrado. .. maquinaria pesada. .. cuesta bajando… única vez que coincido con gente… la tragedia estaba en el aire… y se produjo: resbalón con caída a tres cuartos en fase creciente y entre aplausos del nutrido grupo. Son cosas del directo… hay que asumirlo. No ha habido heridas… salvo las del orgullo. Pero salí de casa con mucho… así que no pasa nada.

(foto de transición)

En otro orden de cosas… siguió lloviendo… y lloviendo…y lloviendo…me pasé sin querer el primer albergue donde me iba a lamer las heridas (es lo que tiene ir mirando al suelo preguntándose qué demonios hago aquí)… así que tuve que llegar hasta Larrabetzu. 

Bonita localidad… con un muy buen albergue y todos los servicios.

También celebraban el orgullo gay…

Lo digo en serio…

En fin… que estamos a 15 grados y yo con pantuflas y pantalón corto… bueno yo llevo neopreno todo el año así que no tengo problema.

Y hasta aquí puedo leer… os dejo con un huerto urbano con una pinta. ..

Día 6: Guernika

He descansado. .. y me hacía falta. Salgo temprano y me encuentro con esta preciosidad en la puerta. ..

Lástima no saber hacer un puente… bueno en realidad no sé nada de arquitectura…

En fin… dejemos el humor californiano. 

Hoy me he cruzado con una estructura nueva… una pasarela para bajar un tramo especialmente difícil. ..

Unos 10′ de pasarela… una buena inversión. 

He encontrado nuevos amigos por el camino. ..

Es curioso… justo en este punto me he puesto a hablar con un parroquiano, muy amable… después de un rato me pregunta que si voy a Guernika… le digo que sí y me dice… “no sigas el camino … baja directamente por la carretera y te ahorras una subida de cuidado…” y así lo he hecho. Efectivamente en hora y medio de tranquilo y relajado paseo he recuperado ya a la entrada de Guernika el camino y me he ahorrado una subida de aupa (por lo visto… debido al atajo he adelantado a dos peregrinos que me habían pasado como dos centellas y no sabían a que se debía y hemos intercambiado información). Hay veces que hay que saber desviarse del camino. Otra enseñanza más para la mochila.

Y llegué a Guernika… precioso…

Tenía ganas de ver el Museo de la Paz que tienen aquí. .. me ha encantado. Hay una performance que te sitúa en una habitación de la época del bombardeo… ua voz en off de una mujer.. un juego de luces y sonidos del bombardeo a puerta cerrada … te pone los pelos de punta.

Luego una exposición del bombardeo y de cómo se trató a posteriori…

Acojonante…

También había una exposición de un artista americano llamado Ron English, que reinterpreta el Guernika de Picasso una y otra vez. Es buenísimo. ..


 Bueno, ya estoy de vuelta en el albergue municipal. Es muy grande… con todos los servicios. .. es caro (18€) pero está bien. Lo único es que no es de la asociación de amigos del camino … y se nota. A ver qué tal paso la noche. En otra entrada específica tendré que hablar de las experiencias nocturnas de un alberguista novato…